En Proaire de Guadalajara encontrarás gran variedad de accesorios que ayudarán a la distribución del aire acondicionado, es por eso que en esta ocasión te ayudaremos a identificar los tipos de rejillas que más se utilizan para el sistema de ventilación y sus usos. Si te has dado cuenta cuando se instala aire acondicionado por ductos, estos utilizan dos tipos de rejillas que son:

  • REJILLAS DE IMPULSIÓN: Su función es impulsar el aire esto es posible realizarse con apoyo de dos lamas, una en posición horizontal que se encarga de que el aire vaya hacia abajo o hacia arriba, mientras que la otra es vertical y se ocupa del trabajo contrario, dirigiendo el aire hacia la izquierda o hacia la derecha, esto ayuda a enfocar el aire de la manera en la que crean más conveniente. La principal recomendación es que las lamas se enfoquen hacia arriba, siendo de esta forma de la cual se puede obtener una mejor climatización al redistribuir el frío con más eficiencia. En el caso contrario, cuando la climatización se dirige al calor, es más recomendable hacer un enfoque hacia abajo.
  • REJILLAS DE RETORNO: En este tipo de rejillas no es necesario realizar ningún tipo de redirección como en el caso anterior ya que dispone de lamas de diseño horizontal que ayudan a disimular el falso techo. Es posible configurar la posición buscando que proporcione el mejor aspecto en cada caso, aunque su función es principalmente estética.
  • REJILLAS MOTORIZADAS: En el caso en el que estemos buscando disfrutar de un nivel de climatización independiente para cada una de las habitaciones de la casa, resulta fundamental disponer de una serie de rejillas motorizadas. Permiten tener la flexibilidad necesaria para que cada habitación tenga su propia temperatura. Su rejilla dispone de un sistema individual de termostato que se encarga de esta tarea, es recomendable para aquellas familias que tengan gustos muy específicos en términos de temperatura, con el objetivo de que todos los miembros del hogar estén a gusto. El sistema interno de estas rejillas se apoya en un sistema de bloqueo una vez se ha alcanzado la temperatura adecuada, abriéndose solo en el momento en el que se desee modificar la misma.